Ir directamente a la información del producto
1 de 1

Hortyjardín

Semillas de Lechuga Romana

Semillas de Lechuga Romana

Precio habitual $ 35.00
Precio habitual Precio de oferta $ 35.00
Oferta Agotado
Impuesto incluido. Los gastos de envío se calculan en la pantalla de pago.

 

Lechuga Romana: Características Principales

La lechuga romana, conocida por su forma alargada y hojas crujientes, es una variedad de lechuga ampliamente apreciada. A continuación, se detallan sus principales características, antecedentes históricos, tiempo de siembra a la cosecha, suelo, clima, temperatura, método de siembra más recomendable, profundidad de siembra, germinación, cultivo, riego y cosecha.

Antecedentes Históricos

La lechuga romana, también llamada "cos" en algunos lugares, es una variedad de lechuga que se ha cultivado durante siglos. Tiene sus orígenes en la región del Mediterráneo y ha sido un alimento básico en muchas culturas a lo largo de la historia.

Tiempo de Siembra a la Cosecha

El tiempo requerido desde la siembra hasta la cosecha de lechuga romana varía según las condiciones locales y la variedad específica. Por lo general, las lechugas romanas pueden cosecharse entre 70 y 85 días después de la siembra cuando se cultivan en condiciones óptimas.

Suelo

La lechuga romana prospera en suelos bien drenados y ricos en materia orgánica. El pH del suelo ideal para el cultivo de lechuga está en el rango de 6.0 a 7.0. El suelo debe ser suelto y con buen drenaje para evitar problemas de pudrición de raíces.

Clima y Temperatura

La lechuga romana es una hortaliza de clima fresco y prefiere temperaturas moderadas. La temperatura óptima para su crecimiento se encuentra en el rango de 15-20°C (59-68°F). Evite el calor extremo, ya que puede hacer que la lechuga se vuelva amarga y propensa a la floración prematura.

 

Método de Siembra más Recomendable y Profundidad de Siembra

La siembra directa en el suelo es el método más común para cultivar lechuga romana. La profundidad de siembra debe ser de aproximadamente 0.5 cm. Mantenga una distancia adecuada entre las semillas para permitir un crecimiento óptimo y el espacio necesario para el desarrollo de las cabezas.

Germinación

Las semillas de lechuga romana generalmente germinan en condiciones de humedad y temperaturas adecuadas en un período de 7 a 10 días. Proporcione riego constante durante este período para facilitar la germinación uniforme.

Cultivo y Riego

Mantenga el suelo consistentemente húmedo durante el cultivo de la lechuga romana. Riegue regularmente y evite que el suelo se seque por completo. El uso de mantillo puede ayudar a conservar la humedad y reducir las malas hierbas.

  

Cosecha

La lechuga romana se cosecha cuando las cabezas están bien formadas y compactas. Puede cortarse toda la planta a nivel del suelo o, si se prefiere, se pueden cortar hojas individuales a medida que maduran. La cosecha debe realizarse antes de que la planta florezca para mantener un sabor óptimo y evitar la amargura.

La lechuga romana es una variedad versátil y sabrosa de lechuga que, con los cuidados adecuados, puede ser un elemento destacado en su jardín o huerto.

 Instrucciones dentro del empaque

Ver todos los detalles